15 octubre 2007

London Calling



"Maldita maleta, pesa como el cadáver de Mr. T. Menos mal que ya llegamos. ¿El autobús sale con retraso? Mal empezamos. Joder, joder, joder. Las siete y media y no aparece. Llamo a casa buscando auxilio familiar para llegar al aeropuerto, lo que está claro es que no vamos a perder los 300 euracos que costaron los billetes. ¿Que qué quiero que hagas? ¡Pues llevarnos al aeropuerto, mamá! Wait, wait, parece que viene por ahí. Bueno, tranquilízate, vamos un poco justos pero llegamos a tiempo. No puedo dormir y me dedico a interceptar conversaciones ajenas en el autobús. Já, se ha cancelado el concierto de Sabina y Serrat y me invade cierta satisfacción: yo no pude conseguir entradas. Dios, menudo atasco para llegar a Alicante. Venga, vengaaaaaaaa. A ver, mostrador 25, Fly Monarch. Mira qué dicharachera está la azafata ésta. Miércolis, nos toca ir separados, me quedo sin almohada en el avión. Retrasado, delayed, verspätet. Esperar, esperar, esperar. Un Häagen-Dazs. Mmmmm, strawberry cheesecake :) Esperar, esperar, esperar. Hombre, por fin. Un Lord no ha embarcado pero ha facturado su equipaje. Esperar, esperar, esperar. A una señora le duele una pierna y llaman a un médico para que la atienda. Esperar, esperar, esperar. Señora, le dice el spanish doctor, vaya usted a su médico mañana. El mismo diagnóstico que hago yo pero sin tacos. El avión comienza a moverse pero después de una hora y media mis correspondientes veinticinco centímetros cuadrados empiezan a resultarme una tortura china (perdón, tortura low cost). Llegamos a Gatwick, pillamos las maletas y... campo de concentración (nazi no, inglés). Decenas de personas guardando cola en un redil para poder salir de allí. Sopeso y doy con la cola menos nutrida pero, como en los supermercados, la he cagado, justo quien iba delante de mí tiene problemas con su pasaporte o el de su hija pequeña. WTF!!! Esperar, esperar, esperar. Y WTF!!! otra vez. Tenemos que esperar dos horas y media más hasta que salga el tren que nos lleva a King´s Cross, la estación más cercana a nuestro hotel. Son ya las dos y media de la madrugada (hora inglesa) y vemos llegar el bendito tren. Todavía nos queda una hora y quince minutos para llegar a la ciudad. Rodeados de los extraños seres que suelen pulular por las estaciones del mundo entero a ciertas horas de la noche conseguimos llegar hasta el hotel. Son las cuatro menos cuarto y vamos a pagar 70 euros por dormir cuatro horas en una habitación de dos metros cuadrados sin baño y con una alfombra grapada en el suelo a modo de moqueta. English Breakfast, no apto para vegetarianas. Mientras mi querido esposo se rellena las arterias de "energía", sorbo un café aguado al acecho de unas tostadas con mantequila de sal. Sí, han leído bien, mantequilla de sal :S Pero al poner un pie en la calle he olvidado todo. me como Londres con los ojos. It´s soooooo cool :D Después de una pateada heroica por el Brittish (qué finos que son chorizando, ains), por el Science Museum, El Natural History Museum y el V&A decidimos ir hasta la otra punta de la ciudad. Paseíco vía Saint Paul por la Tower y el London Bridge. Tengo una ampolla en el meñique más grande que mi propio dedo. Si me levanté cantando Octopus´s Garden ahora tengo un aire Sid Vicious algo preocupante. Recogemos el equipaje en nuestro "hotelito" de Tavistock Place y rumbo a Baker Street a esperar a nuestros anfitriones. Su vuelo se retrasa (qué raro) y toca lo de siempre: esperar, esperar, esperar. Después de cinco horas pelados de frío buscando algún Café que estuviera open, please llegan nuestros salvadores y llegamos a Seven Sisters tras un par de autobuses y una hora y media de trayecto. Noche de chistes malos y discusiones metafísicas acerca de la evaluabilidad de la música (¿existe esa palabra?). Pierdo la discusión por un contundente 3 a 1 :( Unas pocas horas después estamos en pie y en tourist mode again. National Gallery, Big Ben, Westminster, Saint James, Buckingham, Covent Garden, sesión de fotos chorras en Picadilly y para casa. Comida japonesa to take away, risas y más risas antes de dormir y hasta el día siguiente. Hay que decir adiós a los compis :(



El mercado de Candem es nuestra última visita relámpago (no podemos comprar nada de nada). Después de hacer un poco el tonto encontramos una línea de bus directa a King´s Cross Thameslink Station. Cuando llegamos con las dos horas de antelación requeridas, adivinad qué pasó: Vuelo retrasado. Nos echan una fotico antes de entrar así que pongo mi mejor cara de no terrorista a las fuerzas del orden inglesas. Macaroni Cheeese en un Garfunkel, crucifixión monetaria en una tienda de regalitos (menos mal que era tax free...) y por fin embarcamos. A los tíos estos se les olvida apagar las luces del avión pero el cansancio puede más que la incomodidad. Dos horas de sueño más tarde hemos perdido el último autobús que sale para Murcia pero Rachel´s mum aparece cual heroína y nos trae a casa. Él se sienta en el sofá a leer el teletexto. Me arremolino a su lado con una manta y una taza de leche caliente. Home, sweet home".

6 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

La foto de la pegatina del BNG es genial XD

Se te echaba de menos =)

miércoles, 17 octubre, 2007  
Blogger Telémako dijo...

Grande felnanda

jueves, 25 octubre, 2007  
Blogger Sometimes Inviting Eyes dijo...

Eso sí es un puente como dios manda... y no el mío explicando cuantos cupones necesitas para el puto móvil que supuestamente da gratis El País. Envidia dais. Sana tesorico, sana, eso siempre ;P

sábado, 27 octubre, 2007  
Blogger ALOMA69 dijo...

Me ha encantado tu crónica de un viaje a Londres.

Estupendo blog!!!

lunes, 17 diciembre, 2007  
Blogger Nikaperucita dijo...

Despues de leerte ya no me hace falta la guia de Londres de El Pais... XD
Viva los anglicismos!

miércoles, 16 abril, 2008  
Blogger Nikaperucita dijo...

Bueno bueno, que acabo de caer en la pegatina del BNGaaaaaaa si señoraaaaaaaaa ... (sangre gallega que corre por mis venas )

miércoles, 16 abril, 2008  

Publicar un comentario

<< Home