13 abril 2007

MACARRONES CON TOMATE



Tengo veinticuatro años reversibles, es decir, veinticuatro años de guión circular, de vida precocinada esperando en el siniestro vientre de un microondas sin botón de encendido. Demasiados y metafóricos circunloquios para acabar confesando que lo que en realidad quiero decir es que soy un borrego más del rebaño: tengo veinticuatro años, un título universitario y estoy en paro. Supongo que cuesta admitir que he pasado cinco años de mi vida aprendiendo a pedantear para nada...

Retomando lo que les decía al principio, aquello de que mi vida ha sido un camino trazado de antemano con una confusa "metasalida", les diré que no me preocupa más que los macarrones con tomate. No, no bromeo. Los macarrones con tomate, ésa sufrida y económica solución culinaria, vienen resumiendo tristemente la existencia de al menos un par de generaciones de tópicos juveniles. El joven macarrón con tomate vive con sus padres hasta que alcanza la edad legal para hipotecarse, o sea, los treinta y cinco en el mejor de los casos, o hasta la menopausia o hasta que la orfandad sobrevenida le permita no tener que buscar otro techo aparte del paterno. Por otro lado, el joven macarrón con tomate, además de no saber cocinar nada más que el susodicho plato, busca siempre la solución más rápida, sencilla y eficaz a sus problemas (es por eso que tiene tendencia a doblegarse a la estricta vida monacal de las Universidades y otros centros de clausura del saber). Y, finalmente, llegará un momento en su vida en el que se encontrará un poquitín crudo y nadando con dificultad en una viscosa salsa de contratos de prácticas impracticables, becas de saldo y dos por uno y demás artilugios de tortura laboral y acceso al primer empleo...

Pero yo, señores, he decidido no ser nunca más un macarrón con tomate. Yo, señores, ensordeceré con mi emepetrés y cagaré por internet, porque he decidido lucir una eterna y contagiosa sonrisa de postadolescente preadulta sin más presiones que las finales de Oté y los esemeses de mis politonos. Me drogaré para las cámaras de Pellejeros, haré botellón en Lourdes y si hace falta, secuestraré al gato de Ana Oregón para que me fotosopeen las lorzas en Interdíu y me amordacen en directo con algún polígrafo de la verdad verdadera. Suplicaré a mis padres que me financien un aumento de tetas y me tatuaré en el culo ese taco horrible de “mileurista” porque esos rollos de la belleza interior son para los feos, para los macarrones con tomate, y yo, señores, voy a ser un paté de trufa con espuma de champagne, ya saben, apolítica y aconfesionalmente clasista. Y así podré gritar bien alto que yo no soy un macarrón con tomate cuando me aborden los sicarios del Instituto Nacional de Estadística para convertirme en un nosabenocontesta más, mientras espero en la cola del INEM, veinticuatro años después.

6 Comentarios:

Blogger Mycroft dijo...

Bienvenida a la cola del INEM. En donde uno no sabe si el futuro es aprender a poner bombas, descubrir el coche de hidrogeno, cortarse las venas o dejarselas largas...

lunes, 16 abril, 2007  
Blogger Levita dijo...

Alienación. Y no sigo por no llenar de mierda tu bitácora.

Solo un apunte: ¿5 años aprendiendo a pedantear para nada? Más bien los 5 años que de verdad han servido para algo.

Mi tren ha salido antes que el de Forges. Y el tuyo también. Trenes con vagones para un solo pasajero, y con suerte (mucha) para dos. Con muchas ventanas y sin niguna puerta: Ya no nos valdrá ni el "¡paren el mundo que yo me bajo!"

Y muy bien dicho. Para mi ya eres paté de trufa.

martes, 24 abril, 2007  
Blogger Sherezade dijo...

Adoro a Forges por viñetas como esa, a la que has puesta un texto certero y perfecto. Yo también soy un macarrón, con un año más, pero en la misma cola en la que aguardamos todos.

jueves, 21 junio, 2007  
Blogger Nikaperucita dijo...

Yo puedo decir que soy un macarron con tomate pero aparcado en un tupper y en la esquina mas profunda de la nevera... Sigo en el frigorifico al que llaman Universidad por que no me gustaba el parmesano que me ponian de acompañamiento. Eso si, con el tiempo veo que : A. Trago con el parmesano para irme directa a la fiambrera de la sosa del Inem. O B. Me mimetizo en la nevera.

Resumen: Me ha dado tiempo hasta para tenerle tirria a mi carrera XD

Besooote

miércoles, 16 abril, 2008  
Blogger hablar por hablar dijo...

interesante, de ficcion, quiero mas textoooo!!!
adelante!!!

miércoles, 18 febrero, 2009  
Blogger Noviembre dijo...

cómo me encanta!

jueves, 30 diciembre, 2010  

Publicar un comentario

<< Home