28 septiembre 2005

AMANTES



Se amaban. No estaban solos en la tierra;
tenían la noche, sus vísperas azules,
sus celajes.

Vivían uno en el otro, se palpaban
como dos pétalos no abiertos en el fondo
de alguna flor del aire.

Se amaban. No estaban solos a la orilla
de su primera noche.
Y era la tierra la que se amaba en ellos,
el oro nocturno de sus vueltas,
la galaxia.

Ya no tendrían dos muertes. No iban a separarse.
Desnudos, asombrados, sus cuerpos se tendían
como hileras de luces en un largo aeropuerto
donde algo iba a llegar desde muy lejos,
no demasiado tarde.

Eugenio Montejo

(Foto: Oskar Kokoschka "Die Windsbraut")

3 Comentarios:

Blogger Rolf dijo...

Hello from Norway!!

miércoles, 28 septiembre, 2005  
Anonymous angel dijo...

Gracias por haber visitado mi bog, regresa cuando asó lo deees, es tu casa.

Te dejo estas palabras bajo el hermoso poema que elegiste de Eugenio Montejo. Es un autor que admiro y de él podrías encontrar dos poemas en los meses previos a èste, dentro de los archivos del mío.

Saludos.........

viernes, 04 noviembre, 2005  
Anonymous angel dijo...

Gracias por haber visitado mi bog, regresa cuando así lo desees, es tu casa.

Te dejo estas palabras bajo el hermoso poema que elegiste de Eugenio Montejo. Es un autor que admiro y de él podrías encontrar dos poemas en los meses previos a èste, dentro de los archivos del mío.

Saludos.........

viernes, 04 noviembre, 2005  

Publicar un comentario

<< Home